Prensa

2 de enero, 2020

La opción de desalar

La desalación ofrece alternativas para afrontar la escasez hídrica, tanto a corto como a largo plazo. Acá analizamos los avances y barreras para su desarrollo en el país.

Con mpas de cuatro mil metros de costa, Chile tiene un potencial enorme para obtener agua a partir de la desalinización o desalación del mar. Una alternativa que suma interés considerando la sequía estructural que afecta al país hace más de una década.

Así lo expone, por ejemplo, el Director General de Aguas, Óscar Cristi: «Estamos convencidos de la necesidad de recurrir a nuevas fuentes de agua, entre las cuales se encuentra la desalinización, para enfrentar la menor disponibilidad hídrica. Esto es especialmente relevante para el consumo humano en el norte del país».

Quienes conocer el tema a fondo van incluso más allá, asegurando que la desalación ofrece opciones para entregar agua a distintos lugares y actividades en el país, tanto en el corto como en el largo plazo.

Ivo Radic, representante en Chile de la Asociación Latinoamericana de Desalación y Reúso de Agua (ALADYR), plantea: «Hay soluciones a pequeña escala y se pueden implementar en apenas unas semanas o meses, para producir hasta unos 25 litros de agua por segundo (l/s) y abastecer a unas 10 mil personas. Por otro lado, están las plantas grandes que producen desde 75 litros de agua por segundo, con obras de infraestructura importantes, cuyo desarrollo puede tomar años, por lo que son respuestas de largo plazo. El problema es que el marco regulatorio o de permisos para realizar ambos tipos de proyectos es el mismo y la desalación a pequeña escala se topa prácticamente con las mismas barreras que las grandes plantas. De hecho, los estudios y trámites que deben hacer un proyecto pequeño son mucho más caros y toman más tiempo que la implementación de la planta propiamente tal. Eso es algo absurdo, que debiera cambiar».

Eso es parte del panorama que afronta la desalinización en Chile, cuyos avances, trabas y proyecciones revisamos a continuación.

Compartir en