Prensa

22 de junio, 2020

¿Qué es la desalación de agua de mar?

La desalación de agua es el proceso tecnológico (que explicaremos en otro artículo) que hace posible la eliminación de sales minerales del agua para convertirla en agua sin exceso de sales, o como se conoce comúnmente, en agua dulce.

La desalación es necesaria si queremos obtener agua dulce de las aguas con una alta concentración en sales, sin importar el origen de ellas. De esta forma, el agua desalada podrá ser apta para el abastecimiento humano, así como para otros usos industriales y agrícolas.

 

Todos los tipos de agua tienen, en mayor o menor medida, sales minerales disueltas. Dependiendo de sus niveles de salinidad, el agua puede ser apta para el consumo humano o no serlo. Esto es debido a que consumir cantidades moderadas de sales es esencial para el correcto funcionamiento fisiológico de nuestro organismo. Sin embargo, tanto si la ingesta de sales es demasiado alta, como si es demasiado baja, puede tener consecuencias negativas para nuestro organismo. Por ello, consumir agua con gran concentración de sales es altamente perjudicial.

¿Qué concentración de sales tiene el agua?

Típicamente puede considerarse agua potable de buena calidad aquella que, además de no contener patógenos, posea una concentración de sales inferior a los 0,5 gramos por litro.

El agua de mar, por el contrario, tiene una concentración de sales comprendida entre 35 y 45 gramos por litro, dependiendo de su origen, ya que la salinidad de los distintos océanos y mares del planeta es diferente. En el caso del Pacífico, es de 34 gramos por litro. Por su parte, el agua salobre, a pesar de tener una concentración salina muy inferior al agua de mar, sigue siendo superior al agua apta para el consumo humano, ya que posee entre 3 y 25 gramos de sales por litro.

Así, si queremos incrementar los recursos hídricos disponibles en una determinada zona o región, es necesario desalar agua. Aunque el mayor porcentaje de agua desalada en el mundo proviene del mar, la cantidad de agua salobre desalada no es nada despreciable tampoco.

La desalación y su tratamiento en plantas desaladoras

La desalación de agua se lleva a cabo mediante distintos procesos tecnológicos en plantas desaladoras. Estas plantas son instalaciones de tratamiento de agua que permiten aprovechar el agua de mar o el agua salobre adaptándolas a las características requeridas para su posterior uso. Actualmente, el abastecimiento es el principal uso del agua desalada a nivel global, seguido de los usos industriales y agrarios.

La capacidad de producción de agua desalada es diferente en cada planta, dependiendo de su diseño. Cada planta es única, ya que en Vigaflow la diseñamos y construimos de acuerdo con las necesidades de los clientes y las condiciones locales. La tecnología de la desalación puede ser aplicable a todo tipo de proyectos, desde mega plantas hasta instalaciones para poblaciones de 100 personas o incluso menos, solucionando así un problema real en forma rápida y segura.

También varía en cada planta el porcentaje de agua desalada producida, ya que ésta depende de los ratios de conversión de agua que permita la eficiencia del proceso de desalación de dicha planta. Además de los aspectos tecnológicos, el origen y calidad del agua de entrada es importante para determinar los ratios de conversión. En líneas generales, resulta mucho más complejo y costoso económicamente diseñar, construir y operar plantas desaladoras con un ratio de conversión alto, cuando la salinidad del agua de entrada es más elevada.

En Chile podemos desalar agua de mar con costos abordables y con fabricación 100% nacional para enfrentar la crisis hídrica que está afectando a la población.

Fuente: AEDyR

Compartir en